Skip navigation

imagen-modernismo

Un periodista digital es alguien que elabora contenidos informativos para un medio que, como medio informativo, tiene muchos seguidores pero se encuentra con el natural rechazo de los medios tradicionales, de tal forma que el periodista digital está poco valorado y poco remunerado. La fotografía de arriba tiene poco que ver con el periodismo digital, pero con ella quiero ilustrar la oposición periodismo tradicional-periodismo digital, a través de un paralelismo con el movimiento moderno en oposición a las formas tradicionales o eclécticas y la lucha que tuvo lugar entre ambas tendencias en los inicios del pasado siglo. El modernismo, al romper con la tradición, tuvo que enfrentarse al rechazo de muchos arquitectos, diseñadores y artistas y a la hostilidad de los poderosos, acostumbrados a ver la belleza en la ornamentación cargada y en la norma clasicista. Sin embargo, su espíritu funcional y su carácter económico aseguraban la victoria del movimiento en todas las ramas artísticas, y así se ha ido imponiendo hasta el día de hoy, en que vivimos rodeados de edificios, bienes de consumo y otros objetos que reflejan su influencia.

Lo mismo ocurrirá, seguramente, con lo digital en muchas de sus manifestaciones, y especialmente en el caso de la prensa. Si hoy cuenta con el rechazo de quienes dirigen los medios tradicionales, goza del apoyo de las nuevas generaciones y de las modas de ocio y consumo que las acompañan, es decir, tiene una base fuerte en el favor del público. Sin embargo, el problema de la remuneración en Internet y el desprestigio de la información on-line hacen que el oficio del periodista digital sea poco valorado. Por sus ventajas frente al periodismo tradicional, el digital se irá imponiendo, con más medios y más público, pero ¿cuándo llegará a aportar beneficios? ¿Cuándo se convertirá en una opción de trabajo verdaderamente atractiva para un periodista?

El periodismo digital ya amenaza la existencia de los medios tradicionales, que pierden ingresos en publicidad a medida que los lectores se van a Internet, un medio que les ofrece prácticamente los mismos contenidos (con las ventajas de un medio audiovisual), de forma instantánea y gratuita y sin salir de casa. Además, tiene la ventaja del ahorro de papel, solucionando un problema que la prensa tenía pendiente resolver desde hace más de un siglo, pues decía Rafael Mainar al hablar del periodismo del futuro en su El arte del periodista (1906): “En cómo se harán los periódicos es quizá lo que permite esperar mayores sorpresas. Desde luego la primera materia, el papel, importa mucho pensar en substituirlo ó en darle un mayor aprovechamiento. Los bosques desaparecen rápidamente, la madera se encarece y la tendencia natural del precio del papel es el alza. Hay que pensar en hacerlo de otra manera y aprovechar el impreso para, una vez leído, transformarlo y reimprimirlo”.

Hay que tener en cuenta que lo que pierde el periodismo tradicional actualmente no lo está ganando el periodismo digital, que apenas sale beneficiado del perjuicio del otro, sobre todo en lo que se refiere a ingresos y a trabajadores. Parece que los ingresos desaparecen sin más, y los periodistas afectados por las reducciones de plantilla se quedan en el paro. Así, los nuevos periodistas que saldremos al mercado laboral en este o en los próximos años, nos encontraremos con un panorama un poco negro, en el que la crisis financiera se une a la crisis interna del periodismo tradicional. Sálvese quien pueda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: