Skip navigation

Category Archives: Elvira Avilés

¿Quién no tiene Facebook hoy en día? ¿Tuenti? ¿Twitter? ¿MySpace? Y más generalmente, ¿quién no forma parte de alguna red social, sea del tipo que sea? Tú, que lees esto, es posible que seas parte de una red social y ni siquiera lo sepas. Por eso, vamos a hacer un poco de recapitulación.

Read More »

La gente me mira raro cuando digo les cuento que me quiero especializar en el periodismo digital. “Ah, ¿pero eso da dinero?” me preguntan. “Hombre…algo, a la larga”, les respondo, y entonces su cara de confusión se acentúa. ¿Qué pasa, que sólo puedo trabajar en algo que me dé mucho dinero? Anda ya, hombre…

Está claro que con el desarrollo de la nuevas tecnologías, la prensa tradicional, la de papel, se queda obsoleta poco a poco. Sí, soy de las que comparten esa opinión. Y aunque me pueda producir cierta nostalgia (¿qué periodista no ha soñado alguna vez con poder guardar sus artículos recortados de un periódico?), en realidad me parece un importante avance.

La prensa tradicional no llega a todos lados. La prensa tradicional no le da voz a todo el mundo, porque ser periodista en la web no es (sólo) ser licenciado y escribir en El País, The Times o en El Mundo. El periodismo digital es un ámbito abierto a cualquiera: tan fácil como rellenar un formulario y crearte un blog. No se confundan: no digo que cualquier persona con un blog sea periodista. Digo que hay gente que no es periodista y que bien podría serlo. De esta manera surgen bloggers que no son periodistas, pero que generan unos contenidos infinítamente mejores que los de muchos medios tradicionales.

¿Que por qué yo quiero dedicarme a esto? Porque no me quiero quedar atrás, porque veo que la red es el presente y el futuro, el sitio donde hay que estar. Porque, si nos ponemos prácticos, hay que saber que lo primero que se hace cuando te presentas a una entrevista de trabajo es googlear quién eres, y si tienes artículos en la red, un blog, colaboraciones, y no solamente fotos de borrachera colgadas en el Tuenti, ganas puntos.

Quiero dedicarme a esto porque, aunque en la red hay mucha morralla, también hay gente realmente buena, y quiero estar entre ellos. Aunque estemos ahora en el “punto de mira”, aunque cueste un pelín más salir adelante, yo creo que merece la pena. Porque la red necesita una base para que se pueda crear sobre ella, y aunque los de la base se lleven más tortas, luego pueden mirar arriba y sentirse orgullosos. Yo no creo que forme parte de esa base, porque llego un pelín tarde, pero si puedo echar un cable para que funcione lo voy a hacer.

Siempre he tenido un montón de problemas para encontrar ropa que me gustara en las tiendas “normales”. Todo era demasiado colorido, demasiado visto, demasiado pequeño o demasiado hortera. Cuando descubrí las tiendas de ropa por internet, descubrí un mundo nuevo. Estuve mucho tiempo sin atreverme a comprar nada, supongo que por lo típico. ¿Llegará? ¿Me estafarán? ¿Me quedará bien? Al final un día me decidí y compré un par de camisetas por Threadless, y no pude quedar más contenta: llegaron a la semana y pico, me venían perfectas y la calidad era insuperable. Además, el cambio del dólar al euro salía a mi favor y la compra me salío más barata que si las hubiera comprado en una tienda física. ¡Todo un chollo! Y no sólo eso, sino que además los dibujos son muy originales y muy variados. Esto es porque cada camiseta está hecha por una persona diferente, que sube el diseño a Threadless para que los usuarios den su opinión y lo pueda mejorar. Una vez pasada esta fase, es el equipo de Threadless el que decide si el diseño se imprime, y, si deciden que sí, se hace en un número limitado de camisetas. En mi opinión, esto tiene parte buena y parte mala. La parte buena es que te aseguras que no vas a ver a todo el mundo con la misma camiseta que tú. ¿Nunca os habéis llevado un chasco porque alguien llevaba la misma ropa que vosotros? La parte mala es que como el diseño se vuelva muy popular….¡te quedas sin camiseta! Y eso puede ser una faena gorda. Pero bueno, no os preocupéis…los diseños más populares suelen reimprimirlos en fechas señaladas como Navidad y verano.

Al poco tiempo descubrí AkumuInk, que por aquel entonces acababa de abrir. Los diseños me atrajeron mucho, sobre todo por su temática oscurilla pseudogore. Como acababan de abrir y tenían pinta de ser buena gente, les compré un par de camisetas: A Cat Smiles y Of Horror. Me avisaron que al no ser un envío dentro de EEUU o Canadá iban a tardar un poco, que es lo normal. La primera camiseta me llegó a las dos semanas y media, más o menos. Pasaba el tiempo, y la otra no me llegaba, así que mandé un email a AkumuInk y me dijeron que la enviaron el mismo día, y que si no me llegaba en otra semana me la reenviarían. La camiseta nunca llegó, y ellos me enviaron otra, igual y gratis, sin poner ninguna pega. A eso se le llama un buen servicio de atención al cliente.

Las camisetas venían muy bien envueltas en un paquete cerrado a cal y canto. Traían una pegatina de Akumu Ink (que pegué en la carpeta y posteriormente perdí cuando perdí la carpeta) y la etiqueta era como la que les ponen a los muertos en los pies en las películas (no sé si en la vida real se las ponen, no veo cadáveres a menudo).
akumuinktag1
Usan las camisetas de American Apparel, así que te aseguran que son de buena calidad. La impresión es perfecta, no se va con los lavados en absoluto, y lo he comprobado bien, porque me pongo ambas muchísimo (y las lavo otro tanto, que una es muy limpia).

Así que sin duda alguna recomiendo AkumuInk si queréis una camiseta original y de buena calidad, y ¡con un estupendo servicio de atención al cliente!

Imagen de la etiqueta | Hide your Arms