Skip navigation

Category Archives: Jorge Villegas

Edificios en venta en Blackpool (Inglaterra) en marzo de 2008

Edificios en venta en Blackpool (Inglaterra) en marzo de 2008

La actual crisis financiera está íntimamente ligada a la especulación y al boom inmobiliario, ya que su origen radica en el mercado hipotecario estadounidense. En los Estados Unidos, la demanda de vivienda se disparó a finales de los 90, incrementando los precios, que aumentaron un 124% entre 1997 y 2006. Sin embargo, transcurrido este periodo de bonanza, existía una gran sobreoferta, con casi cuatro millones de viviendas sin vender. La situación provocada por el estallido de la burbuja inmobiliaria se agravó por los elevados tipos de interés de los créditos hechos a prestatarios de alto riesgo, que formaban casi una quinta parte del total. Una vez que el precio de la vivienda comenzó a caer en muchas partes del país a finales de 2006, la refinanciación se hizo cada vez más difícil. La amenaza del riesgo en los créditos dio lugar a que repentinamente se incrementaran los tipos de interés, y esto provocó el crunch hipotecario. Muchos prestatarios sometidos a tipos de interés variable no podían pagar sus mensualidades y perdieron sus casas. El descenso de créditos otorgados disminuyó las inversiones y el consumo, y así el crecimiento económico se vio arrastrado inevitablemente hacia la contracción. El valor del dólar cayó y el déficit comercial de Estados Unidos aumentó.

Una de las actividades que realizaban los bancos estadounidenses durante el boom inmobiliario fue la de conceder créditos de alto riesgo. La crisis tiene su origen precisamente en las llamadas hipotecas subprime o hipotecas basura, créditos otorgados a personas que, por su razones de nivel adquisitivo o estado laboral, previsiblemente podrían tener dificultades para pagarlos, sobre todo en caso de que hubiera un incremento en los tipos de interés. Llevar a cabo este tipo de hipotecas de alto riesgo era común en Estados Unidos porque los tipos de interés eran muy bajos y el sistema bancario necesitaba aumentar el número de operaciones de préstamo para rentabilizar el negocio. Además, al realizar este tipo de hipotecas los bancos podían cobrar intereses más altos. Los bancos confiaban en que, si a pesar de todo se daba la situación de impago, el banco embargaría la vivienda del deudor, que, gracias al boom inmobiliario para entonces habría incrementado su valor, de manera que el banco saldría beneficiado igualmente. Así, los títulos hipotecarios estaban vinculados a operaciones de carácter especulativo. Por otro lado, cuando se firma una hipoteca se crea un título financiero que constituye un pasivo u obligación para el prestatario y un activo o derecho para el que lo presta. Los bancos pueden y suelen comerciar con ese activo y por eso, para disponer de liquidez para atender a la demanda de préstamos, los bancos americanos acudieron a los bancos extranjeros y vendieron titulizaciones (paquetes de hipotecas o títulos de crédito) como fondos de inversión en los mercados financieros, hoy en día completamente globalizados.

Cuando a principios de 2007 los precios de la vivienda se desplomaron, muchas personas se encontraron en la difícil situación de no poder seguir pagando sus hipotecas. Debido al carácter global de los flujos financieros, los impagos crecientes en el sistema hipotecario americano generaron una reacción en cadena, afectando enseguida a la seguridad y rentabilidad de los grandes bancos y fondos de inversión internacionales, que se percataron de que las titulizaciones que habían adquirido habían perdido todo su valor −una parte de ese valor será recuperada cuando las hipotecas no pagadas se ejecuten y los bancos consigan vender las casas hipotecadas, pero por ahora se habla de un vacío en el mercado financiero de hasta un billón de euros. Al verse afectados, estos principales bancos y fondos de inversión retiraron sus fondos de los mercados hasta el punto de frenar el flujo financiero internacional, produciéndose una crisis de liquidez. Además, la inestabilidad y volatilidad del flujo financiero hacen que los bancos que habían colocado sus reservas en inversiones especulativas no tengan medios para saber en qué grado les afecta la crisis o si estarían en condiciones de hacer frente a una crisis de liquidez financiera, una disminución de la capacidad de endeudamiento de las familias y las empresas, una explosión de la burbuja inmobiliaria que redujera el valor de sus activos o impagos generalizados.

Viviendas en venta en Caravaca de la Cruz (Murcia)

Viviendas en venta en Caravaca de la Cruz (Murcia)

La desconfianza en el mercado interbancario generó el alza del Euribor, con el consecuente incremento en los intereses de los préstamos de la población, sobre todo préstamos hipotecarios. Debido al detenimiento del flujo de capital entre los bancos, éstos se encontraron en una situación de falta de liquidez y redujeron su oferta de créditos a los consumidores y empresas que necesitan recursos para gastar o invertir en actividades productivas. Así, la disminución de la liquidez en los circuitos financieros afectó a la financiación de la economía y por lo tanto a la economía en sí. La disminución de préstamos junto con el encarecimiento de las hipotecas a tipos de interés variable tuvo como consecuencia lógica una bajada en la demanda de vivienda, por lo que cayeron las cotizaciones de las empresas constructoras e inmobiliarias. Al incrementarse el coste de las hipotecas, disminuyó el poder adquisitivo de la población, que además se veía afectada por el incremento en el precio del petróleo y de los alimentos. Esto deriva en un descenso del consumo y por lo tanto de las ventas al por menor, que a su vez provoca que haya una sobreoferta de productos y que los comercios y las fábricas disminuyan la producción para no tener que bajar los precios. Además, muchas de estas empresas se ven en la necesidad de reducir su plantilla con objeto de seguir siendo competitivos. Esto cierra un círculo vicioso, ya que la gente que va al paro no puede consumir.

Obras junto al estadio Nueva Condomina, en Murcia

Obras junto al estadio Nueva Condomina, en Murcia

imagen-modernismo

Un periodista digital es alguien que elabora contenidos informativos para un medio que, como medio informativo, tiene muchos seguidores pero se encuentra con el natural rechazo de los medios tradicionales, de tal forma que el periodista digital está poco valorado y poco remunerado. La fotografía de arriba tiene poco que ver con el periodismo digital, pero con ella quiero ilustrar la oposición periodismo tradicional-periodismo digital, a través de un paralelismo con el movimiento moderno en oposición a las formas tradicionales o eclécticas y la lucha que tuvo lugar entre ambas tendencias en los inicios del pasado siglo. El modernismo, al romper con la tradición, tuvo que enfrentarse al rechazo de muchos arquitectos, diseñadores y artistas y a la hostilidad de los poderosos, acostumbrados a ver la belleza en la ornamentación cargada y en la norma clasicista. Sin embargo, su espíritu funcional y su carácter económico aseguraban la victoria del movimiento en todas las ramas artísticas, y así se ha ido imponiendo hasta el día de hoy, en que vivimos rodeados de edificios, bienes de consumo y otros objetos que reflejan su influencia.

Lo mismo ocurrirá, seguramente, con lo digital en muchas de sus manifestaciones, y especialmente en el caso de la prensa. Si hoy cuenta con el rechazo de quienes dirigen los medios tradicionales, goza del apoyo de las nuevas generaciones y de las modas de ocio y consumo que las acompañan, es decir, tiene una base fuerte en el favor del público. Sin embargo, el problema de la remuneración en Internet y el desprestigio de la información on-line hacen que el oficio del periodista digital sea poco valorado. Por sus ventajas frente al periodismo tradicional, el digital se irá imponiendo, con más medios y más público, pero ¿cuándo llegará a aportar beneficios? ¿Cuándo se convertirá en una opción de trabajo verdaderamente atractiva para un periodista?

El periodismo digital ya amenaza la existencia de los medios tradicionales, que pierden ingresos en publicidad a medida que los lectores se van a Internet, un medio que les ofrece prácticamente los mismos contenidos (con las ventajas de un medio audiovisual), de forma instantánea y gratuita y sin salir de casa. Además, tiene la ventaja del ahorro de papel, solucionando un problema que la prensa tenía pendiente resolver desde hace más de un siglo, pues decía Rafael Mainar al hablar del periodismo del futuro en su El arte del periodista (1906): “En cómo se harán los periódicos es quizá lo que permite esperar mayores sorpresas. Desde luego la primera materia, el papel, importa mucho pensar en substituirlo ó en darle un mayor aprovechamiento. Los bosques desaparecen rápidamente, la madera se encarece y la tendencia natural del precio del papel es el alza. Hay que pensar en hacerlo de otra manera y aprovechar el impreso para, una vez leído, transformarlo y reimprimirlo”.

Hay que tener en cuenta que lo que pierde el periodismo tradicional actualmente no lo está ganando el periodismo digital, que apenas sale beneficiado del perjuicio del otro, sobre todo en lo que se refiere a ingresos y a trabajadores. Parece que los ingresos desaparecen sin más, y los periodistas afectados por las reducciones de plantilla se quedan en el paro. Así, los nuevos periodistas que saldremos al mercado laboral en este o en los próximos años, nos encontraremos con un panorama un poco negro, en el que la crisis financiera se une a la crisis interna del periodismo tradicional. Sálvese quien pueda.

Producto: Altavoces portátiles Logitech mm50
Precio: 100 €
Fabricante: Logitech

01-09-04-3

Los altavoces Logitech mm50 tienen un puesto destacado dentro de la categoría de altavoces portátiles para iPod, y hay que resaltar esto de la ‘portabilidad’ o ‘portatibilidad’ (lo mismo da el término, puesto que ninguno está en el diccionario) porque es precisamente esta característica uno de los puntos fuertes de estos altavoces, y porque también conviene resaltar la ‘portabilidad’ porque la categoría de altavoces tipo minicadena es otra historia y hay que tener en cuenta esta distinción a la hora de calificar ciertas características del producto. Estos altavoces tienen un tamaño algo más grande que otros altavoces portátiles (33x10x3,3cm), pero no pesan mucho y vienen con un estuche protector que facilita su transporte, aunque en la funda no cabe el adaptador de alimentación.

Lo mejor de estos altavoces es su funcionabilidad, algo que engloba no sólo la ‘portabilidad’ sino también el hecho de que sirven como base de recarga para el iPod (se recarga durante la escucha) y que incorporan un mando a distancia inalámbrico. Sin embargo, este mando a distancia es la mayor queja de quienes utilizan este aparato, según atestiguan muchos comentarios en distintas reviews así como el dueño de los altavoces que aparecen en estas fotografías (“no funciona una mierda”, asegura). Tiene poca potencia y para que responda hay que estar en línea recta con los altavoces. Incluye, además de las funciones de los altavoces (on/off, volumen y Estéreo 3D), botones para play/pausa y para avanzar y retroceder canciones.

01-09-04-6

Los Logitech mm50 son compatibles con cualquier iPod equipado con conector para base de recarga (solamente iPod 4G o superior). Para los demás modelos, hay una entrada de línea posterior, pero se pierde el resto de funciones, como el mando a distancia y la recarga. La calidad de audio es buena, con un transductor de alta excursión Max-Xtm y transductores de presión de 7,5cm que aseguran una máxima respuesta de graves y una distorsión mínima. El aparato dispone de las funciones encendido/apagado, volumen y Estéreo 3D, que según informan los fabricantes “amplía el campo de sonido”, pero que la mayoría de los usuarios no suele tener muy en cuenta. Los altavoces utilizan pilas recargables de ion litio con 10 horas de duración (a un volumen moderado). Es recomendable dejarlos enchufados, porque consumen batería aun estando apagados. La potencia de sonido es más que aceptable, por lo que puede animar una pequeña fiesta e incordiar a los vecinos (a la mitad del volumen ya hay que hablar a gritos si se está cerca). Según informan algunas reviews al respecto, hay distorsión del sonido en el volumen máximo, pero esto es algo que no hemos podido comprobar personalmente porque seguramente resultaría molesto. Un detalle curioso del funcionamiento del volumen del aparato es que al encender y apagar los altavoces, se hace un fade-in y un fade-out respectivamente.

Estos altavoces salieron al mercado a principios de 2006 costando unos 200 euros, pero como todo producto tecnológico han ido abaratándose hasta reducir su precio a la mitad en la mayoría de los comercios (la página web del fabricante los vende por 100€), y en ebay se pueden conseguir por menos de 30 euros. Es un buen precio si se compara con otros productos parecidos, sin hablar ya de armatostes como el ‘Zeppelin’ de Bowers & Wilkins (2007) que, siendo el doble de grande y más pesado, cuesta 500€ por razón seguramente de su poco funcional diseño de dirigible aerostático.

La caja incluye, además de los altavoces, un adaptador de alimentación de CA internacional, mando a distancia, manual del usuario, estuche protector y dos años de garantía limitada (no cubre problemas resultantes de accidentes, uso indebido o incorrecto, modificación o desmontaje no autorizados y uso de consumibles no proporcionados por Logitech).

01-09-04-2-copia

Twitter es una red social, lanzada hace algo más de dos años, cuya promoción parte del supuesto de que a uno le interesa saber si sus amigos están cortando el césped, comiendo acelgas al ajillo o escuchando un disco de Lolita Méndez. Esta idea de Twitter probablemente choca con la opinión de muchas personas que podrán opinar que tienen cosas mejores que hacer. Cuando uno llega y se convierte en seguidor o ‘following me’ de alguien, se encuentra con que su página principal se llena de mensajes escritos por esa persona a decenas de personas distintas o a sí misma. En otras palabras, uno se encuentra que la ‘sustancia’ de la red social está compuesta básicamente por mensajes o bien inconexos y descontextualizados o bien sin interés alguno, que parecen salidos de cualquier chat. Ej: “No nos queda pintura”, “Me encanta Lolita Mendez”, “viva la virgen”, “Yo quiero un loro”.

Cuando uno comienza a ‘seguir’ a varias decenas de personas, la cosa adquiere más agilidad y el contenido se hace aún más variopinto, pero la esencia parece seguir siendo la misma. La solución quizás sea intentar ver el orden en el desorden, buscar el origen de los mensajes que nos intrigan en los miniblogs de quienes los escriben (¿es posible que sea tan complicado?)… En cualquier caso, y aun sabiendo que conviene conocer antes que opinar, uno se pregunta a qué debe Twitter su éxito y… cómo puede uno aprovechar lo que ofrece Twitter.

Cuando nace un sistema para almacenar música que es capaz de desbancar a otros anteriores, es frecuente que aquél aproveche algunas de las grabaciones del sistema anterior para su mejor conservación. Esto es especialmente importante en el imperio digital en que vivimos, ya que -por razones ligadas a la calidad, a la facilidad de almacenaje, conservación y manipulación- nada apunta a que este formato vaya a ser desbancado por otro (tanto es así que parece más probable el fin de la civilización). Es por esto que tanto diversas organizaciones como algunos particulares están realizando la labor -de gran interés histórico- de transferir grabaciones de los viejos formatos a los nuevos.

Es llamativo el hecho de que, en el caso de los particulares, muchos han elegido Youtube como medio de difusión de su producto. El éxito del que ha disfrutado este sitio web desde que fue fundado en febrero de 2005 se debe, entre otras cosas, a su gran versatilidad. Dejando a un lado la presencia notable de largometrajes y cortometrajes, series televisivas, animaciones, videoclips y spots publicitarios tanto de dominio público como protegidos por derechos de autor, la idea de compartir vídeos creados por uno mismo ha calado en la sociedad de tal modo que casi cualquier contenido tiene cabida en Youtube. Por eso no es de extrañar que también existan, en ausencia de un medio mejor, coleccionistas de viejos formatos que compartan sus adquisiciones en Youtube aprovechando el hecho de que una de las maneras más sencillas de ‘digitalizar’ esos formatos sea grabando un vídeo.

Conviene resaltar que el formato de grabación obsoleto más común en Youtube es el de los discos de 78 rpm (o discos de pizarra), por diversas razones. Por un lado, su antecesor, el cilindro de cera, lleva 90 años obsoleto y, debido tanto a su escasez como a su fragilidad, no es pieza habitual de la colección de particulares sino más bien de fundaciones y bibliotecas que por otra parte han logrado que muchos estén disponibles en la red en formato mp3. Por otro lado, su sucesor, el disco de vinilo, forma parte de una cultura de masas que deprecia su valor y gracias a la cual muchas de sus grabaciones (sobre todo las realizadas a partir de 1970) han sido ya remasterizadas digitalmente en discos compactos. El disco de pizarra, sin embargo, se encuentra en una situación distinta. La industria que lo fabricaba desapareció en los años 50 y desde entonces ha pasado a ser objeto de colección. Sólo una ínfima parte de lo producido en discos de 78 rpm desde 1898 ha sido reeditada en CD, debido a que sólo los artistas más notables merecen la atención de la masa -las voces de Enrico Caruso, Louis Armstrong, Fats Waller, Marlene Dietrich y Carlos Gardel, por ejemplo, siguen siendo reconocidas por mucha gente. Por esta razón, el resto de esas grabaciones tienen que utilizar otros medios para llegar al público actual y no condenarse al olvido. Aquí radica la importancia de labor desinterasada de esos coleccionistas que con buena fe publican en Youtube centenares de vídeos de discos de 78 rpm dando vueltas en un gramófono o bien fotomontajes con la música de fondo -en estos casos, casi siempre tratada con programas informáticos para eliminar el ruido.

La calidad de la música recogida estos vídeos difiere de muchas maneras, entre otras: según los usuarios que publican determinado vídeo (su buen o mal uso de las tecnologías es determinante), según la cámara utilizada para grabarlo, según el disco, según el gramófono (según su tipo y modelo y el estado del motor y de la aguja), según el tipo y la calidad de la grabación en sí y, en su caso, según la restauración digital del sonido que haya podido hacer el usuario. Es importante tener en cuenta que existen dos tipos diferenciados de grabaciones en cuanto a los discos de 78 rpm: las acústicas (producidas entre 1898 y 1926) y las elécticas (de mejor calidad, producidas a partir de 1924). Para cada tipo existe un sinfín de modelos de gramófono, de forma que una grabación eléctrica está hecha para ser reproducida en un gramófono eléctico (con motor eléctrico y altavoz amplificador) y nunca en uno acústico. Algunos usuarios carecen de esta noción básica y, en su afán por hacer un servicio a la historia, lo que hacen es estropear discos eléctricos con un gramófono de trompeta chirriante que no hace justicia a la calidad real del sonido.

En cualquier caso, por el momento Youtube está demostrando ser una herramienta de difusión muy productiva y útil para la conservación de las grabaciones conservadas en los viejos formatos. Los usuarios que llevan a cabo esta labor no hacen sino seguir la pauta -aún no suficientemente generalizada- de digitalización de documentos históricos que desde hace años realizan numerosas hemerotecas, fonotecas, filmotecas, archivos y museos. Internet sigue su desarrollo imparable y ahora se trata de seguir ampliando contenidos para hacerlo todo más accesible y crear nuevos mercados.