Skip navigation

“Internet es un metamedio”. Así lo define Ramón Salaverría. “Aglutina el audio, el texto y las imágenes. Internet tiene la inmediatez de la radio, la profundidad de contenidos del periódico y el impacto de la imagen televisiva”. Estos medios son los que han marcado el rumbo a los periodistas a lo largo de los siglos. Toda la información que estaba presente en el universo mediático era creada por ellos, ajustándose a las limitaciones que cada plataforma les imponía.

Ahora, Internet lo cambia todo. Las limitaciones de cada medio desaparecen, y el periodista, al enfrentarse a la construcción de un relato en la red, se encuentra con una libertad sin precedentes. No hay una maqueta que determine el espacio, ni una parrilla que diga cuándo hay que parar de hablar. La cosa es simple: di lo que tengas que decir y cállate. Los demás harán el resto. Ahí precisamente es donde está el problema. Tu competencia es toda la humanidad.

La prensa, la radio y la televisión eran medios unidireccionales en esencia. La poca participación de los ciudadanos se reducía a las llamadas telefónicas. En Internet, así como cualquier persona tiene acceso a la información que le apetece recibir en ese momento, también lo tiene a un canal propio en el que distribuir su mensaje.

La mayor demanda de Internet en este momento no es la creación de más información nueva, sino la creación de filtros que permitan organizar y clasificar dicha información, ordenándola según su calidad y relevancia, para facilitar su recepción entre la abundancia de ruido que recorre la red.

Un periodista digital es, en lo fundamental, un periodista: un profesional de la comunicación, experto en conseguir, manipular, clasificar, sintetizar y transmitir información. El único rasgo diferenciador es el medio que utiliza, pero aunque los medios ya no son lo que eran, siempre trata de lo mismo, aunque en distinta medida.

7176359_43be92f968

Anuncios

Siempre he tenido un montón de problemas para encontrar ropa que me gustara en las tiendas “normales”. Todo era demasiado colorido, demasiado visto, demasiado pequeño o demasiado hortera. Cuando descubrí las tiendas de ropa por internet, descubrí un mundo nuevo. Estuve mucho tiempo sin atreverme a comprar nada, supongo que por lo típico. ¿Llegará? ¿Me estafarán? ¿Me quedará bien? Al final un día me decidí y compré un par de camisetas por Threadless, y no pude quedar más contenta: llegaron a la semana y pico, me venían perfectas y la calidad era insuperable. Además, el cambio del dólar al euro salía a mi favor y la compra me salío más barata que si las hubiera comprado en una tienda física. ¡Todo un chollo! Y no sólo eso, sino que además los dibujos son muy originales y muy variados. Esto es porque cada camiseta está hecha por una persona diferente, que sube el diseño a Threadless para que los usuarios den su opinión y lo pueda mejorar. Una vez pasada esta fase, es el equipo de Threadless el que decide si el diseño se imprime, y, si deciden que sí, se hace en un número limitado de camisetas. En mi opinión, esto tiene parte buena y parte mala. La parte buena es que te aseguras que no vas a ver a todo el mundo con la misma camiseta que tú. ¿Nunca os habéis llevado un chasco porque alguien llevaba la misma ropa que vosotros? La parte mala es que como el diseño se vuelva muy popular….¡te quedas sin camiseta! Y eso puede ser una faena gorda. Pero bueno, no os preocupéis…los diseños más populares suelen reimprimirlos en fechas señaladas como Navidad y verano.

Al poco tiempo descubrí AkumuInk, que por aquel entonces acababa de abrir. Los diseños me atrajeron mucho, sobre todo por su temática oscurilla pseudogore. Como acababan de abrir y tenían pinta de ser buena gente, les compré un par de camisetas: A Cat Smiles y Of Horror. Me avisaron que al no ser un envío dentro de EEUU o Canadá iban a tardar un poco, que es lo normal. La primera camiseta me llegó a las dos semanas y media, más o menos. Pasaba el tiempo, y la otra no me llegaba, así que mandé un email a AkumuInk y me dijeron que la enviaron el mismo día, y que si no me llegaba en otra semana me la reenviarían. La camiseta nunca llegó, y ellos me enviaron otra, igual y gratis, sin poner ninguna pega. A eso se le llama un buen servicio de atención al cliente.

Las camisetas venían muy bien envueltas en un paquete cerrado a cal y canto. Traían una pegatina de Akumu Ink (que pegué en la carpeta y posteriormente perdí cuando perdí la carpeta) y la etiqueta era como la que les ponen a los muertos en los pies en las películas (no sé si en la vida real se las ponen, no veo cadáveres a menudo).
akumuinktag1
Usan las camisetas de American Apparel, así que te aseguran que son de buena calidad. La impresión es perfecta, no se va con los lavados en absoluto, y lo he comprobado bien, porque me pongo ambas muchísimo (y las lavo otro tanto, que una es muy limpia).

Así que sin duda alguna recomiendo AkumuInk si queréis una camiseta original y de buena calidad, y ¡con un estupendo servicio de atención al cliente!

Imagen de la etiqueta | Hide your Arms

imagen-modernismo

Un periodista digital es alguien que elabora contenidos informativos para un medio que, como medio informativo, tiene muchos seguidores pero se encuentra con el natural rechazo de los medios tradicionales, de tal forma que el periodista digital está poco valorado y poco remunerado. La fotografía de arriba tiene poco que ver con el periodismo digital, pero con ella quiero ilustrar la oposición periodismo tradicional-periodismo digital, a través de un paralelismo con el movimiento moderno en oposición a las formas tradicionales o eclécticas y la lucha que tuvo lugar entre ambas tendencias en los inicios del pasado siglo. El modernismo, al romper con la tradición, tuvo que enfrentarse al rechazo de muchos arquitectos, diseñadores y artistas y a la hostilidad de los poderosos, acostumbrados a ver la belleza en la ornamentación cargada y en la norma clasicista. Sin embargo, su espíritu funcional y su carácter económico aseguraban la victoria del movimiento en todas las ramas artísticas, y así se ha ido imponiendo hasta el día de hoy, en que vivimos rodeados de edificios, bienes de consumo y otros objetos que reflejan su influencia.

Lo mismo ocurrirá, seguramente, con lo digital en muchas de sus manifestaciones, y especialmente en el caso de la prensa. Si hoy cuenta con el rechazo de quienes dirigen los medios tradicionales, goza del apoyo de las nuevas generaciones y de las modas de ocio y consumo que las acompañan, es decir, tiene una base fuerte en el favor del público. Sin embargo, el problema de la remuneración en Internet y el desprestigio de la información on-line hacen que el oficio del periodista digital sea poco valorado. Por sus ventajas frente al periodismo tradicional, el digital se irá imponiendo, con más medios y más público, pero ¿cuándo llegará a aportar beneficios? ¿Cuándo se convertirá en una opción de trabajo verdaderamente atractiva para un periodista?

El periodismo digital ya amenaza la existencia de los medios tradicionales, que pierden ingresos en publicidad a medida que los lectores se van a Internet, un medio que les ofrece prácticamente los mismos contenidos (con las ventajas de un medio audiovisual), de forma instantánea y gratuita y sin salir de casa. Además, tiene la ventaja del ahorro de papel, solucionando un problema que la prensa tenía pendiente resolver desde hace más de un siglo, pues decía Rafael Mainar al hablar del periodismo del futuro en su El arte del periodista (1906): “En cómo se harán los periódicos es quizá lo que permite esperar mayores sorpresas. Desde luego la primera materia, el papel, importa mucho pensar en substituirlo ó en darle un mayor aprovechamiento. Los bosques desaparecen rápidamente, la madera se encarece y la tendencia natural del precio del papel es el alza. Hay que pensar en hacerlo de otra manera y aprovechar el impreso para, una vez leído, transformarlo y reimprimirlo”.

Hay que tener en cuenta que lo que pierde el periodismo tradicional actualmente no lo está ganando el periodismo digital, que apenas sale beneficiado del perjuicio del otro, sobre todo en lo que se refiere a ingresos y a trabajadores. Parece que los ingresos desaparecen sin más, y los periodistas afectados por las reducciones de plantilla se quedan en el paro. Así, los nuevos periodistas que saldremos al mercado laboral en este o en los próximos años, nos encontraremos con un panorama un poco negro, en el que la crisis financiera se une a la crisis interna del periodismo tradicional. Sálvese quien pueda.

"Seda", de Alessandro Baricco, Anagrama 2008
“Seda”, de Alessandro Baricco, Anagrama 2008

Producto: “Seda”, de Alessandro Baricco
Precio: 10.00 €
Editorial: Anagrama

Alessandro Baricco es un gran admirador de J. D. Salinger, el conocido autor de El guardián entre el centeno. Su admiración por él llega hasta el punto de imitar la reclusión de este último ante el público. Apenas concede entrevistas y se conocen pocos datos sobre su vida privada, aunque por el momento no ha llegado a los extremos de Salinger, quien llegó a demandar al escritor británico Ian Hamilton por intentar publicar algunas de sus cartas en J. D. Salinger: A Writing Life. Por fortuna, aún podemos conocer su rostro gracias a algunas apariciones en televisión de este escritor italiano, pues dirigió un programa sobre libros.

Baricco ha fundado también la escuela de escritores Holden, que recibe ese nombre en honor al protagonista de El guardián entre el centeno. Su última novela, City, se ha promocionado exclusivamente en Internet.

Con Seda fue con el libro con el que Baricco ganó su fama. Un buen título, ya que la palabra “seda” aparece como la primera opción desde cualquier punto desde el que intentemos analizar el libro: la seda es el catalizador que pone en marcha toda la trama, y el desarrollo es “sedoso”, en el sentido en el que avanza con tranquilidad y sin prisas. Son sesenta y cinco capítulos que raramente sobrepasan las doscientas palabras, a lo largo de los cuales se repiten varias veces las mismas sentencias. Sin embargo, es una lectura tan agradable y fluida que no se llega a tener nunca la pesada sensación de estar leyendo siempre lo mismo. “Es como acariciar el aire”.

De su boca salieron estas palabras: “Ésta no es una novela. Es una historia”. La narración es la simplicidad elevada a su máximo exponente, condensada en 125 páginas. Si utilizásemos una metáfora gastronómica para clasificar libros, Seda sería el equivalente de una galletita salada. Esta extensión es típica también de otras obras de Baricco, como Novecento o Sin Sangre. Parece haberle cogido el gusto a la novela corta.

Esta novela ha vuelto a sentir un gran tirón de ventas gracias a la adaptación al cine, en la película del mismo nombre dirigida por Françoise Girard, con Michael Pitt y Keira Knigthley de protagonistas. Esta adaptación ha propiciado que Anagrama cambie la ilustración de portada, aprovechando un fotograma de la película.

Esta historia decimonónica nos cuenta una serie de viajes que realiza su protagonista, Hervé Joncour, al extranjero, para conseguir huevos de gusanos de seda que vender a sus paisanos, manteniendo así la industria del pueblo. Tras una pandemia en África, el único lugar para encontrar huevos se encuentra en el país del sol naciente, en un viaje que dura alrededor de dos meses entre la ida y la vuelta. Allí se verá atraído por una joven geisha, que le hará perder el interés por su esposa. Sin embargo, pese a que el triángulo amoroso sea una parte importante de la novela, no se trata de una novela romántica, sino de una novela sobre viajes y sobre los cambios que producen los viajes en las personas.

Finalmente, el desenlace de la novela cumple ese requisito que era indispensable para Julio Cortázar, que es el de “recortarnos un fragmento de realidad, fijándole determinados límites, de manera tal que ese recorte actúe como una explosión que abre de par en par una realidad mucho más amplia, como una visión dinámica que trasciende espiritualmente el campo abarcado”.

Enlaces relacionados:

Entrevista con Alessandro Baricco (El Mundo, 2000)

Producto: Altavoces portátiles Logitech mm50
Precio: 100 €
Fabricante: Logitech

01-09-04-3

Los altavoces Logitech mm50 tienen un puesto destacado dentro de la categoría de altavoces portátiles para iPod, y hay que resaltar esto de la ‘portabilidad’ o ‘portatibilidad’ (lo mismo da el término, puesto que ninguno está en el diccionario) porque es precisamente esta característica uno de los puntos fuertes de estos altavoces, y porque también conviene resaltar la ‘portabilidad’ porque la categoría de altavoces tipo minicadena es otra historia y hay que tener en cuenta esta distinción a la hora de calificar ciertas características del producto. Estos altavoces tienen un tamaño algo más grande que otros altavoces portátiles (33x10x3,3cm), pero no pesan mucho y vienen con un estuche protector que facilita su transporte, aunque en la funda no cabe el adaptador de alimentación.

Lo mejor de estos altavoces es su funcionabilidad, algo que engloba no sólo la ‘portabilidad’ sino también el hecho de que sirven como base de recarga para el iPod (se recarga durante la escucha) y que incorporan un mando a distancia inalámbrico. Sin embargo, este mando a distancia es la mayor queja de quienes utilizan este aparato, según atestiguan muchos comentarios en distintas reviews así como el dueño de los altavoces que aparecen en estas fotografías (“no funciona una mierda”, asegura). Tiene poca potencia y para que responda hay que estar en línea recta con los altavoces. Incluye, además de las funciones de los altavoces (on/off, volumen y Estéreo 3D), botones para play/pausa y para avanzar y retroceder canciones.

01-09-04-6

Los Logitech mm50 son compatibles con cualquier iPod equipado con conector para base de recarga (solamente iPod 4G o superior). Para los demás modelos, hay una entrada de línea posterior, pero se pierde el resto de funciones, como el mando a distancia y la recarga. La calidad de audio es buena, con un transductor de alta excursión Max-Xtm y transductores de presión de 7,5cm que aseguran una máxima respuesta de graves y una distorsión mínima. El aparato dispone de las funciones encendido/apagado, volumen y Estéreo 3D, que según informan los fabricantes “amplía el campo de sonido”, pero que la mayoría de los usuarios no suele tener muy en cuenta. Los altavoces utilizan pilas recargables de ion litio con 10 horas de duración (a un volumen moderado). Es recomendable dejarlos enchufados, porque consumen batería aun estando apagados. La potencia de sonido es más que aceptable, por lo que puede animar una pequeña fiesta e incordiar a los vecinos (a la mitad del volumen ya hay que hablar a gritos si se está cerca). Según informan algunas reviews al respecto, hay distorsión del sonido en el volumen máximo, pero esto es algo que no hemos podido comprobar personalmente porque seguramente resultaría molesto. Un detalle curioso del funcionamiento del volumen del aparato es que al encender y apagar los altavoces, se hace un fade-in y un fade-out respectivamente.

Estos altavoces salieron al mercado a principios de 2006 costando unos 200 euros, pero como todo producto tecnológico han ido abaratándose hasta reducir su precio a la mitad en la mayoría de los comercios (la página web del fabricante los vende por 100€), y en ebay se pueden conseguir por menos de 30 euros. Es un buen precio si se compara con otros productos parecidos, sin hablar ya de armatostes como el ‘Zeppelin’ de Bowers & Wilkins (2007) que, siendo el doble de grande y más pesado, cuesta 500€ por razón seguramente de su poco funcional diseño de dirigible aerostático.

La caja incluye, además de los altavoces, un adaptador de alimentación de CA internacional, mando a distancia, manual del usuario, estuche protector y dos años de garantía limitada (no cubre problemas resultantes de accidentes, uso indebido o incorrecto, modificación o desmontaje no autorizados y uso de consumibles no proporcionados por Logitech).

01-09-04-2-copia

periodistadigital

Uso del whois, conocimiento del hipertexto periodístico y sus géneros o seguir el buzz, son algunos de los elementos de los que se vale el periodista digital del siglo XXI. El profesional de la información en red no es aquel que se limita a crear páginas con blogger o wordpress para hablar de sus propias experiencias e informaciones, sino el que atiende a los intereses de la audiencia. No todas las noticias son relevantes, por eso se tiene el suficiente criterio para discernir lo relevante de lo que no lo es.

Saber escribir es lo que diferencia a un periodista de un holograma digital, por tanto es una de sus principales bazas. La recogida de información, análisis y difusión se complementa con sus conocimientos acerca de los lenguajes de programación y comunicación viral. Se ha transformado en un productor de noticias, atrás queda el intermediario que se dedica exclusivamente a mostrar la realidad tal cual es o su propia versión. Por tanto sabe buscar los nichos inhóspitos y experimentar con ellos.

Nuevas manos deben aportar a la red ideas frescas y alrededor construir comunidades que se interesen por ellas. El periodista digital se renueva porque la innovación es constante, y si no lo hace es consciente de que otro joven emprendedor en unos días le quita el puesto. Es relevante el uso de los recursos audiovisuales, videos, podcast, y todos los instrumentos que sean necesarios para facilitar un óptimo flujo de comunicación.

El periodista debe ser un guía de la información que hay ahí fuera y eso supone valorar, puntuar a la gente y no infravalorarla“, así lo expresa el periodista Dan Gillmor en una entrevista para “La Vanguardia”. Esto hace pensar que no se debe de dar de lado a los ciudadanos que puedan obtener datos de interés, sino que se deben de encauzar. La competencia asumida es la encargada de orientar a una audiencia, que a través de sus pdas e iphones están conectados permanentemente. Por tanto un periodista digital debe serlo 24 horas.

En el Concreso UcamMediaLab, celebrado el pasado 11 y 12 de diciembre, Chiqui de la Fuente aporta una serie de recomendaciones para ser un buen informador en la red…

Caros y difíciles de encontrar en España, los libros digitales ofrecen muchas ventajas que no se obtendrían leyendo los libros desde un portátil o un iPhone. Tras leer de seguido “En busca del tiempo perdido“, de Marcel Proust, en una pantalla TFT, uno acaba sangrando por las cuencas oculares, como mínimo. Los libros digitales, como iLiad o Kindle, utilizan una tecnología conocida como “tinta digital”, que no cansa la vista. Consumen poca energía, lo que hace que la batería pueda tender independencia durante semanas e incluso meses. Permiten, además, añadir notas al margen, subrayar y colocar marcadores.

No se trata de un producto que le deba interesar a cualquier persona. Aunque sea un gadget de última tecnología y además difícil de conseguir, no se le sacará toda su utilidad si nuestra aspiración es simplemente “estar a la última”. Para que sea una compra rentable hace falta que nos guste leer mucho, y lo hagamos habitualmente.

Si los libros han empezado a adueñarse de nuestras habitaciones y amenazan con expulsarnos de ellas, o si tenemos que acarrearlos en mochilas más grandes que nuestras propias cabezas, es posible que este aparato nos sea de gran utilidad.

¿Dónde comprarlo?

Es bastante difícil encontrar este aparato en España. La forma más fácil de adquirirlo sería hacer un viaje un viaje a Estados Unidos o encargárselo a alguien que vaya allí. Aún se podría encontrar en algunos pequeños comercios o grandes superficies en nuestro país donde se vende, pero posiblemente podríamos contarlos con los dedos de la mano.

La alternativa más práctica es adquirirlo mediante compra por Internet. De las diferentes opciones, Apolo XXI es la que ofrece una mayor variedad, aunque a la hora de elegir nuestro modelo, deberíamos tener en cuenta varias de sus especificaciones. Por ejemplo, habrá que fijarse en el tamaño de la pantalla, en la duración de la batería y, sobre todo, en los formatos que admite.

Existe una amplia variedad de lugares en los que podemos descargar libros gratuitos. Existen portales como El Proyecto Gutenberg, Cervantes Virtual o incluso Google Books, donde podemos descargarlos. Si queremos libros más actuales y novedosos, será difícil encontrarlos en estos portales, aunque podemos recurrir a Amazon para comprarlos.

Abajo, una pequeña revisión (en inglés) de uno de estos libros electrónicos, el Kindle:

Enlaces relacionados:
Guía para comprar un libro electrónico, en Soitu.es

Vídeo resumen acerca del EBE 08. Fuente: ADN.es

Por motivos extraños cuanto más te promocionan alguna cosa, cuando pruebas esa cosa te decepciona. O al menos, esa suele ser la regla general en cuanto a promociones, porque siempre se acaba distorsionando la realidad.  Pero, al parecer, siempre hay alguna excepción a la regla.

El escenario del EBE

El escenario del EBE

Cuando decidí (allá por el mes de Junio) que quería marcharme al Evento Blog España, pensé, sinceramente, que me decepcionaría porque muchas personas con las que había hablado que asistieron el año anterior me lo pusieron por las nubes. Por otro lado, también se acecaba de fondo (aunque antes) el III Congreso de Nuevo Periodismo en Cáceres (el EBE es en Sevilla) y me encontraba dividida puesto que no podía financiarme dos eventos.

Granada

De Murcia a Sevilla: Granada

Al final, como una canción de José Luis Perales, tomé mis cosas y me marché (sólo que con más cosas y en coche). Resultado, cinco horas de viaje de Murcia a Sevilla y la firme determinación de que el año que viene me cojo el AVE que tarda menos (en torno a las dos horitas). El viernes no llegamos a tiempo para ver las conferencias (aunque yo tenía mucha curiosidad por ver la de Toni Garrido, el conductor del programa Asuntos Propios de RNE), pero si ocurrieron algunas cositas que son más interesantes de contar en mi blog personal.

Los chicos de Mozilla-Hispano.org

Los chicos de Mozilla-Hispano.org

Lo genial de estos eventos, ya no es solo la información novedosa que se te pueda retransmitir a través de las conferencias, ni los regalos (y eso que a todos nos encantan los regalitos), ni siquiera el ambiente que suele ser muy cercano lo cual te da libertad para ir programando cositas de networking con algunos de tus contactos. Y son, precisamente estos últimos, los contactos que puedes lograr a establecer durante uno o varios años los que hacen que merezca la pena asistir a estos eventos. El poder ponerle rostro a la gente con la que pasas casi todo el tiempo del día trabajando o planificando pequeñas cositas, o aquella persona que te facilitó una comparativa para que compraras tal producto.

Victoriano Izquierdo, fotográfo del EBE

Victoriano Izquierdo, fotográfo del EBE

Principalmente, para mí, el EBE ha sido una enorme red social cibernética con personas en lugar de avatares.

Twitter es una red social, lanzada hace algo más de dos años, cuya promoción parte del supuesto de que a uno le interesa saber si sus amigos están cortando el césped, comiendo acelgas al ajillo o escuchando un disco de Lolita Méndez. Esta idea de Twitter probablemente choca con la opinión de muchas personas que podrán opinar que tienen cosas mejores que hacer. Cuando uno llega y se convierte en seguidor o ‘following me’ de alguien, se encuentra con que su página principal se llena de mensajes escritos por esa persona a decenas de personas distintas o a sí misma. En otras palabras, uno se encuentra que la ‘sustancia’ de la red social está compuesta básicamente por mensajes o bien inconexos y descontextualizados o bien sin interés alguno, que parecen salidos de cualquier chat. Ej: “No nos queda pintura”, “Me encanta Lolita Mendez”, “viva la virgen”, “Yo quiero un loro”.

Cuando uno comienza a ‘seguir’ a varias decenas de personas, la cosa adquiere más agilidad y el contenido se hace aún más variopinto, pero la esencia parece seguir siendo la misma. La solución quizás sea intentar ver el orden en el desorden, buscar el origen de los mensajes que nos intrigan en los miniblogs de quienes los escriben (¿es posible que sea tan complicado?)… En cualquier caso, y aun sabiendo que conviene conocer antes que opinar, uno se pregunta a qué debe Twitter su éxito y… cómo puede uno aprovechar lo que ofrece Twitter.

Google Flu Trends es la nueva herramienta ofrecida por Google.org, el segmento humanitario del buscador, para prevenir la gripe. El pasado 11 de noviembre la compañía destacó la importancia en su blog oficial y anunció la aparición de este servicio, que ya tuvo una experiencia piloto el invierno pasado, coincidiendo la apertura de la temporada gripal. Con la búsqueda de varios usuarios, que teclean los síntomas que padecen y giran alrededor del patrón de la enfermedad, puede vaticinar si se produce alguna epidemia, aunque por el momento sólo para EEUU.

Esta aplicación no es una panacea para hipocondríacos, sino una ayuda dirigida a las autoridades sanitarias y médicos para estar alerta ante cualquier brote que pueda incidir en una determinada zona. Además complementa nuestra prevención como pacientes, ya que si en nuestra ciudad observamos un brote nos animaremos más a vacunarnos y podremos extinguirlo en menos tiempo.

Google Flu Trends es una primera versión que aún debe perfeccionarse y espera extenderse a otros países, incluso con el estudio de otras enfermedades en unos años. Nunca googlear ha sido tan beneficioso para nuestra salud.
A.M.