Skip navigation

Tag Archives: internet

El periodismo digital. ¿Qué es? ¿Para qué sirve? ¿Existe de verdad un periodista digital o cualquiera que publique contenidos informativos puedes ser considerado uno?

Esas cosas que se me vienen a la mente cuando pienso en qué es y por qué quería ser una periodista digital, y admito que el poder trabajar desde casa gracias al ordenador e Internet, también es algo que me atraía mucho. Pero, a pesar de lo que piensan algunos entendidos que afirman y reafirman que con las nuevas tecnologías el periodismo ejercido por los periodistas no está en peligro de extinción y que lo que hace un periodista no puede ser sustituido por el trabajo de una persona que no lo es; discrepo, no en la primera parte yo por mi parte pienso que muchas veces el trabajo que vemos colgado en Internet sobre muchos temas y de contenido informativo realizado por ciudadanos de a pie, que no están relacionados con el periodismo más allá que como meros consumidores de información, puede llegar a ser mejor que el de muchos profesionales con muchos años de carrera.

¿Por qué pienso esto? Porque hay una cita que dice “no sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra”, el ser humano siempre tiene la necesidad de conocer, mientras que los animales son más cautelosos a la hora de descubrir conocimientos, el ser humano necesita conocer y obtener  conocimiento de todo para poder autorrealizarse, como sugiere la teoría de Maslow. Por ello transmitimos y compartimos información sobre los conocimientos que adquirimos, se trata de la necesidad de saciar una necesidad básica y que nos puede llegar a urgir tanto como el hambre.

Y, frente a esa necesidad de información se presenta el periodismo, y más claramente el periodista, desde mi punto de vista que es una idea más romántica de la profesión. El periodista debe ser una persona curiosa (esto quiere decir con ganas de aprender, con ganas de saber; NO ganas de cotillear como las marujas del barrio), debe querer informar a los demás (es decir, transmitir lo que aprende, lo que ve; NO pregonarlo a los cuatro vientos sin comprobar si es verdad). La labor del periodista es informar una labor que Internet  pone al alcance de todos.

Algunos profesionales se quejan de que los bloggers informativos NO pueden ser considerados por ser periodistas, cuando la mitad de los grandes periodistas de la segunda mitad del pasado siglo XX tampoco. ¿Cuál es actualmente la mejor herramienta para difundir la información? Sin duda, Internet. ¿Y si en vez de monopolizarla la compartimos, la diversificamos, y dejamos que todos puedan adquirir los conocimientos que derivan de ella a través de las diferentes herramientas que se encuentran en esta red de redes? ¿No es esa la mejor parte de la labor periodística? Entonces, ¿por qué no dejar que la información se difunda libremente siempre y cuando sea cierta, sin importar su emisor?

Anuncios
periodistadigital

Uso del whois, conocimiento del hipertexto periodístico y sus géneros o seguir el buzz, son algunos de los elementos de los que se vale el periodista digital del siglo XXI. El profesional de la información en red no es aquel que se limita a crear páginas con blogger o wordpress para hablar de sus propias experiencias e informaciones, sino el que atiende a los intereses de la audiencia. No todas las noticias son relevantes, por eso se tiene el suficiente criterio para discernir lo relevante de lo que no lo es.

Saber escribir es lo que diferencia a un periodista de un holograma digital, por tanto es una de sus principales bazas. La recogida de información, análisis y difusión se complementa con sus conocimientos acerca de los lenguajes de programación y comunicación viral. Se ha transformado en un productor de noticias, atrás queda el intermediario que se dedica exclusivamente a mostrar la realidad tal cual es o su propia versión. Por tanto sabe buscar los nichos inhóspitos y experimentar con ellos.

Nuevas manos deben aportar a la red ideas frescas y alrededor construir comunidades que se interesen por ellas. El periodista digital se renueva porque la innovación es constante, y si no lo hace es consciente de que otro joven emprendedor en unos días le quita el puesto. Es relevante el uso de los recursos audiovisuales, videos, podcast, y todos los instrumentos que sean necesarios para facilitar un óptimo flujo de comunicación.

El periodista debe ser un guía de la información que hay ahí fuera y eso supone valorar, puntuar a la gente y no infravalorarla“, así lo expresa el periodista Dan Gillmor en una entrevista para “La Vanguardia”. Esto hace pensar que no se debe de dar de lado a los ciudadanos que puedan obtener datos de interés, sino que se deben de encauzar. La competencia asumida es la encargada de orientar a una audiencia, que a través de sus pdas e iphones están conectados permanentemente. Por tanto un periodista digital debe serlo 24 horas.

En el Concreso UcamMediaLab, celebrado el pasado 11 y 12 de diciembre, Chiqui de la Fuente aporta una serie de recomendaciones para ser un buen informador en la red…

En 2004 nace el proyecto Google Books, anteriormente conocido como Google Print, que escanea millones de libros y los pone a disposición de los usuarios en Internet. Aquí nace el origen de varias demandas de derechos de autor que iniciaron la Asociación Estadounidense de Editoriales y la Sociedad de autores.

Tras tres años de litigios y abrirse a Europa, Google va a subvencionar con 27 millones de euros un Libro de Registro de autores y otros 35 los va a destinar a financiar las infracciones de derechos. El acuerdo no solo va a reconocer la propiedad intelectual de autores y editores, sino también beneficiar a todos los usuarios, que con la digitalización de millones de libros, en pocos meses van a ver ampliada la oferta de libros en Internet. 

“La misión de Google es organizar la información mundial y hacerla universalmente accesible y útil. Hoy en día, junto con los autores, editores y bibliotecas, hemos sido capaces de hacer un gran salto en este esfuerzo”, dijo Sergey Brin, co-fundador de Google, tras llegar al acuerdo con autores y editores, aún no ratificado por la justicia. Algunos critican que se trata de una apertura cultural a golpe de talonario, pero no existe otra manera de difundir el conocimiento y defender la libertad de la lectura. Puede ser el principio para el acceso a la red de otros tipos de contenido artístico. Ganamos todos.

A.M.

Cuando nace un sistema para almacenar música que es capaz de desbancar a otros anteriores, es frecuente que aquél aproveche algunas de las grabaciones del sistema anterior para su mejor conservación. Esto es especialmente importante en el imperio digital en que vivimos, ya que -por razones ligadas a la calidad, a la facilidad de almacenaje, conservación y manipulación- nada apunta a que este formato vaya a ser desbancado por otro (tanto es así que parece más probable el fin de la civilización). Es por esto que tanto diversas organizaciones como algunos particulares están realizando la labor -de gran interés histórico- de transferir grabaciones de los viejos formatos a los nuevos.

Es llamativo el hecho de que, en el caso de los particulares, muchos han elegido Youtube como medio de difusión de su producto. El éxito del que ha disfrutado este sitio web desde que fue fundado en febrero de 2005 se debe, entre otras cosas, a su gran versatilidad. Dejando a un lado la presencia notable de largometrajes y cortometrajes, series televisivas, animaciones, videoclips y spots publicitarios tanto de dominio público como protegidos por derechos de autor, la idea de compartir vídeos creados por uno mismo ha calado en la sociedad de tal modo que casi cualquier contenido tiene cabida en Youtube. Por eso no es de extrañar que también existan, en ausencia de un medio mejor, coleccionistas de viejos formatos que compartan sus adquisiciones en Youtube aprovechando el hecho de que una de las maneras más sencillas de ‘digitalizar’ esos formatos sea grabando un vídeo.

Conviene resaltar que el formato de grabación obsoleto más común en Youtube es el de los discos de 78 rpm (o discos de pizarra), por diversas razones. Por un lado, su antecesor, el cilindro de cera, lleva 90 años obsoleto y, debido tanto a su escasez como a su fragilidad, no es pieza habitual de la colección de particulares sino más bien de fundaciones y bibliotecas que por otra parte han logrado que muchos estén disponibles en la red en formato mp3. Por otro lado, su sucesor, el disco de vinilo, forma parte de una cultura de masas que deprecia su valor y gracias a la cual muchas de sus grabaciones (sobre todo las realizadas a partir de 1970) han sido ya remasterizadas digitalmente en discos compactos. El disco de pizarra, sin embargo, se encuentra en una situación distinta. La industria que lo fabricaba desapareció en los años 50 y desde entonces ha pasado a ser objeto de colección. Sólo una ínfima parte de lo producido en discos de 78 rpm desde 1898 ha sido reeditada en CD, debido a que sólo los artistas más notables merecen la atención de la masa -las voces de Enrico Caruso, Louis Armstrong, Fats Waller, Marlene Dietrich y Carlos Gardel, por ejemplo, siguen siendo reconocidas por mucha gente. Por esta razón, el resto de esas grabaciones tienen que utilizar otros medios para llegar al público actual y no condenarse al olvido. Aquí radica la importancia de labor desinterasada de esos coleccionistas que con buena fe publican en Youtube centenares de vídeos de discos de 78 rpm dando vueltas en un gramófono o bien fotomontajes con la música de fondo -en estos casos, casi siempre tratada con programas informáticos para eliminar el ruido.

La calidad de la música recogida estos vídeos difiere de muchas maneras, entre otras: según los usuarios que publican determinado vídeo (su buen o mal uso de las tecnologías es determinante), según la cámara utilizada para grabarlo, según el disco, según el gramófono (según su tipo y modelo y el estado del motor y de la aguja), según el tipo y la calidad de la grabación en sí y, en su caso, según la restauración digital del sonido que haya podido hacer el usuario. Es importante tener en cuenta que existen dos tipos diferenciados de grabaciones en cuanto a los discos de 78 rpm: las acústicas (producidas entre 1898 y 1926) y las elécticas (de mejor calidad, producidas a partir de 1924). Para cada tipo existe un sinfín de modelos de gramófono, de forma que una grabación eléctrica está hecha para ser reproducida en un gramófono eléctico (con motor eléctrico y altavoz amplificador) y nunca en uno acústico. Algunos usuarios carecen de esta noción básica y, en su afán por hacer un servicio a la historia, lo que hacen es estropear discos eléctricos con un gramófono de trompeta chirriante que no hace justicia a la calidad real del sonido.

En cualquier caso, por el momento Youtube está demostrando ser una herramienta de difusión muy productiva y útil para la conservación de las grabaciones conservadas en los viejos formatos. Los usuarios que llevan a cabo esta labor no hacen sino seguir la pauta -aún no suficientemente generalizada- de digitalización de documentos históricos que desde hace años realizan numerosas hemerotecas, fonotecas, filmotecas, archivos y museos. Internet sigue su desarrollo imparable y ahora se trata de seguir ampliando contenidos para hacerlo todo más accesible y crear nuevos mercados.

Mobuzz es una empresa que se dedica a la creación de contenidos audiovisuales para Internet. En pocas palabras, una televisión online o videoblog profesional, dependiendo de cómo te apetezca llamarlo. Empezaron hablando sobre temas tecnológicos y relacionados con Internet, pero luego añadieron caras nuevas, como la de Javier Capitán, y ampliaron su abanico de temas. Sacaron su financiación de varios inversores, como Enrique Dans, de las visitas y de la publicidad que generaba. Ahora, su modelo de negocio ha dejado de ser sostenible. La aparición de la crisis económica ha retrasado los ingresos que les generaba la publicidad, y en vez de cerrar, han decidido empezar una campaña de donativos entre su audiencia. Le han echado la culpa a uno de los inversores que al parecer no estaba demasiado interesado en el proyecto, y han salido en un video pidiendo que les presten 120.000 euros. Si no se alcanza esa cifra esta noche, Mobuzz tendrá que cerrar y devolver todo el dinero recibido mediante donativos. Si se alcanza, tendrán fondos suficientes para seguir emitiendo un mínimo de tres meses. A partir de ahí, se las arreglarán para continuar. Explicaron la situación en la que se encuentran mediante este video, que simbólicamente está alojado en Vimeo, en vez de en los servidores de la empresa:

Salvar Mobuzz from Anil de Mello on Vimeo.

Esta decisión de Mobuzz ha generado mucha discusión, y nos plantea una pregunta fundamental.

¿Es lícita esta actuación por parte de Mobuzz? ¿Se puede pedir dinero a los usuarios para salvar una empresa que se va a la crisis?

Por supuesto, es lícito pedir dinero, ahora que no pueden esperar que se lo den. Wikipedia lanzó una campaña parecida, pero en ese caso se trataba de una organización sin ánimo de lucro. Si el equipo de Mobuzz, recibiendo ingresos por publicidad, no ha podido sacar adelante su proyecto y ha acabado con la empresa en quiebra, no hay garantías de que no les vaya a pasar lo mismo dentro de tres meses y tengan que lanzar alguna campaña similar. Si la empresa no funciona por sí misma, para lo único que sirve es para perder dinero.

Sin embargo, la cibermendicidad parece haberles funcionado relativamente bien. En las primeras seis horas del lanzamiento de la campaña recibieron más de 10.000 euros, y siguen recibiendo una donación cada 30 segundos. Han avisado de que si llegan a la cifra de 50.000 euros, podrán hacer frente a los pagos más importantes y ampliar el plazo de donaciones.

De hecho, hoy han llegado a acumular más de 30.000 euros. Pero 120.000 euros es mucho dinero, y no son ellos los únicos que sufren las consecuencias de la crisis económica. El plazo acaba esta noche, por lo que todo parece indicar que tendremos que decirle adiós a Mobuzz.

Enlaces relacionados:

España, país de emprendedores, por Javier Capitán
Diez cosas que como emprendedores deberíamos aprender de Mobuzz, en Kabytes
Mi empresa se hunde, ¿tienes algo suelto?, por Antonio Delgado
RRPP de Mobuzz, de Marek Fodor

ACTUALIZACIÓN:

Mobuzz ya ha dado una respuesta. Tras acabarse el plazo, ha aparecido un vídeo donde Anil de Mello da las gracias a los que han contribuido a difundir su campaña. A aquellos que donaron dinero les ha enviado un correo electrónico explicándoles la situación de la empresa. Aunque, según dice, sólo han llegado a recaudar unos 32.000 euros, reanudarán mañana martes la emisión de sus programas. La estrategia les está funcionando.

Mobuzz esta Vivo from Anil de Mello on Vimeo.

ACTUALIZACIÓN

Mobuzz anuncia que va a cerrar definitivamente y que devolverá todas las contribuciones. Con el dinero recaudado sólo les ha dado para sobrevivir un par de semanas. El anuncio, publicado en inglés en su página web, dice lo siguiente:

Con gran pesar, informamos a nuestros amigos y fans que MobuzzTV ha cerrado hoy oficialmente. Necesitamos tomarnos un tiempo para estudiar la mejor forma de reorganizar nuestro proyecto. Hemos estado hablando con varios grupos interesantes pero desgraciadamente no hemos sido capaces de sostener financieramente nuestras operaciones hasta que los acuerdos estén cerrados. Nos gustaría aprovechar esta oportunidad para daros las gracias a todos aquellos que habéis donado para salvar Mobuzz, y haceros saber que no continuaremos con el proyecto y os devolveremos todas las donaciones.

Estamos tremendamente orgullosos de los programas que hemos producido en los últimos 4 años y seguimos convencidos de que el video online tiene un gran potencial. Cuando empezamos con Mobuzz, sabíamos que era un proyecto ambicioso. A veces funciona, a veces no. Aunque estamos realmente decepcionados por la forma en la que ha acabado esta aventura, esperamos que ello no nos detenga para atrevernos a actuar con inspiración en el futuro.

Los últimos años han sido un viaje increíble. Nos gustaría agradecer a toda esa gente fantástica que nos ayudó en el camino. Todos esos amigos que nos proporcionaron un feedback increíble con información sobre cómo mejorar nuestros programas; la comunidad bloguera, que nos ha demostrado que “comunidad” es más que una palabra; y los amigos y familiares que nos apoyaron mientras perseguíamos lo que indudablemente parecía un sueño loco allá por 2004.

Hemos conocido mucha gente nueva increíble. Esperamos que nos mantengamos en contacto mientras buscamos un nuevo futuro.

¡Nos veremos en nuestro próximo año!

El Equipo de Mobuzz

La caída definitiva de Mobuzz ya se veía venir hace unos días, mediante los comentarios en Twitter que hacían los miembros del equipo. Eduardo Arcos recoge algunos en este post.

Digital Journalists es el blog con las prácticas de la asignatura Periodismo Digital en la UCAM. Los artículos son nuestra visión particular del mundo. Lo que nos llama la atención. De manera individual pero en un blog colectivo.